Este verano, los periódicos regionales han publicado varias noticias sobre la apertura de bibliotecas durante estos meses de sol y playa. Bibliotecas que, por su bajo presupuesto y escaso personal, estaban destinadas a cerrar durante el mes de Agosto, y que, finalmente, han hecho un esfuerzo por establecer un horario de atención mínimo y diario. Encontramos el ejemplo de la Biblioteca Insular de Fuerteventura. Sin embargo, no todas han conseguido este logro. Tal es el caso de la biblioteca municipal de Güímar.

El diario La Voz de Tenerife, recoge las siguientes críticas:

«Según Gloria García, concejal de Sí se puede en el Ayuntamiento de Güímar, ‘el equipo de gobierno del municipio se comprometió a mantener abierta al menos por las mañanas la biblioteca-sala de estudios del municipio, pero esto no se va a cumplir’.

La concejala del partido ecosocialista, recuerda que ‘llevamos tiempo denunciando las irregularidades en la biblioteca, desde un principio se abrió al público sin una bibliotecaria o bibliotecario, y se ha confundido biblioteca con sala de estudios, y no es lo mismo. No se puede tener a auxiliares para ahorrarse el dinero y salir del paso, ya que ni el material existente ni el servicio es lo suficientemente bueno para una biblioteca en condiciones’.»

Amplía la noticia en  La Voz de Tenerife

Compartir: