El Ministerio de Cultura ha escrito un nuevo borrador que aborda la idea de establecer una remuneración a los autores de obras publicadas por el hecho de ser prestadas en bibliotecas públicas. La novedad respecto a la  Directiva 2006/115/CE, del Parlamento Europeo y del Consejo, de 12 de diciembre de 2006, sobre derechos de alquiler y préstamo y otros derechos afines a los derechos de autor en el ámbito de la propiedad intelectual, es que el precio de cada libro, además de venir condicionado por número de obras sujetas a derechos de autor adquiridas con destino al préstamo, lo será también por el número de usuarios que utilizan este servicio en cada biblioteca. Quedan fuera de esta cuestión bibliotecas escolares y personas con discapacidad, entre otras. El borrador cuenta con un plazo para presentar alegaciones en la Subdirección General de Coordinación hasta el 16 de marzo.
Obtengan más información en los siguientes enlaces:
Compartir: