«Las salas de estudio no pueden sustituir la función de las bibliotecas«. Esta afirmación proviene del sindicato estudiantil AMEC – Asamblea del Movimiento Estudiantil Canario-, quienes han mostrado su descontento por el cierre de la Biblioteca de la Universidad de La Laguna tanto el pasado 30 de diciembre como este próximo 7 de enero, teniendo en cuenta que el periodo de exámenes comienza al día siguiente. Lo que nos resulta de gran interés es que los mismos usuarios, aún abriendo varias salas de estudio, reclamen la necesidad de que la biblioteca esté abierta.
«Las bibliotecas universitarias, al igual que los laboratorios, deben ser entendida – dicen – como el “motor” que mueve los engranajes del conocimiento en el mundo académico y hoy ni Internet ni las TIC están en condiciones de de ofrecer una alternativa de calidad que nos permita prescindir de ellas«.
Queda claro que el usuario no sólo reclama un lugar donde estudiar, sino un servicio donde poder satisfacer sus necesidades informativas y académicas.
Más información en canarias-semanal.org
Compartir: