Nace en Gran Canaria la primera Escuela de Verseadores, que será inaugurada una vez concluya el confinamiento motivado por la crisis sanitaria del coronavirus Covid-19 y contará con el apoyo de la Universidad de Las Palmas de Gran Canaria y la Academia Canaria de la Lengua.

Su principal impulsor, el repentista y profesor de Filología Hispánica de la ULPGC, Yeray Rodríguez, señaló que es importante que en el resto del archipiélago se impulsen escuelas similares que enseñen y difundan esta expresión poética y musical, declarada hace tres años por la UNESCO Patrimonio Cultural Inmaterial de la Humanidad.

Foto extraída de La Provincia

Hasta el momento son los dos verseadores Expedito Suárez y José María Dávila los que están desarrollando un trabajo quincenal en 28 centros de primaria de la isla, además de impartir talleres por la tarde, por ahora, solo en los municipios de Valsequillo y Moya.

Estos talleres de creatividad verbal, impulsados por el Cabildo de Gran Canaria, a través de la Biblioteca Insular y el Pacto por la Lectura y la Escritura, son un complemento docente vinculable a las competencias de distintas materias curriculares, como Lengua y Literatura o Música, y siguen un método lúdico en el que el alumnado canta, memoriza y crea versos de la tradición.

Yeray Rodríguez está convencido de la utilidad del arte de las décimas para mejorar el rendimiento verbal y la autoestima personal del estudiantado, tan necesitado por cierto de ambas competencias. A través de una tradición que está más viva que nunca, experimentan la hermosa sensación de poner palabras a lo que sienten, poder recitar ese mensaje, poder cantarlo. Creo que es una experiencia mágica y la están viviendo apasionadamente.

Compartir: